Es bueno permitir y estimular a los niños a tomar algunas decisiones, respetar y tener en cuenta sus gustos, en el tema del vestido como en otros. Ayuda a desarrollar su sentimiento de autonomía el no ser tratados como muñecos, sino como individuos con criterios propios. Lo cual no quiere decir que hagan todo lo que les venga en gana, sino que son los padres quienes en definitiva deben tener siempre la última palabra.

Como todos lo sabemos los niños son los que más prendas de vestir se cambian al día, ya que por sus juegos o a la hora de comer no tienen mucho cuidado para no ensuciar su ropa, ademas según la época del año o el clima es por este motivo que tenemos que elegir muy bien los tipos de telas para ropa infantil.

 Elegir la ropa de los niños es un asunto que puede llegar a ser complicado, especialmente si se es madre primeriza o se conoce lo básico al respecto. Queremos que puedan sentirse libres de jugar sin ataduras, que se tiren al suelo y que se manchen de barro. A su vez, desearíamos que su atuendo se mantuviera impoluto para que siguieran pareciendo ángeles caídos del cielo.